Inicio > Tecnología, Vida > Dejando Huella

Dejando Huella

1992, faltan unos años para que el internet sea lo q hoy es; muchos ni teníamos idea de lo que venía. Llevar contigo un celular era rarísimo, eran tan grandes como una botella de refresco de más de medio litro. En ése entonces esos teléfonos servían para una cosa… para hacer llamadas; no, no podías enviar ni recibir mensajes, para eso estaban los bipers. Si querías tomar una foto o video necesitabas una cámara para cada cosa. Para mandar mensajes o correos usábamos papel.

Hoy en día, 17 años después seguimos tomando fotos y videos, enviando mensajitos y comunicándonos por distintos medios. Ya no es necesario estar frente a alguien para expresarle lo que queremos, lo mejor que teníamos para eso era el teléfono. Muchos dicen que la tecnología tiende a separar mas a las personas. Sin embargo, en algunos casos nos ayuda a comunicarnos con más frecuencia que antes e incluso de una forma masiva que solo estaba reservada para pocos.

Como en todo, este asunto tiene un lado obscuro; los registros. De todo lo que hacemos y decimos queda algo guardado. Si no tenemos cuidado podemos dejar muchos rastros de lo que hacemos. Lo cual pone en riesgo nuestra privacidad. En todo celular puede haber una foto comprometedora, un video inapropiado en youtube, el e-mail o la conversación en el messenger que nos mete en problemas.

iBrick

El que busca encuentra y el que no borra sus rastros deja mucha cola que le pisen. Antes podíamos romper y tirar esa foto o el papelito misterioso. Hoy dejamos huella donde sea y si el ser amado o cualquier otra persona lo encuentra, puede malinterpretarlo. Puede que sea una conversación "impertinente" con el antiguo amor donde salgan a relucir simples recuerdos. A muchos nos ha dado problemas de una forma o de otra. Nos ganan los celos o dejamos que la imaginación se salga de control, nos perdemos con tantos trozos de información mal encaminada. Nos hace falta pararnos frente a esa persona y hacer lo que debimos hacer desde un principio. Hablar cara a cara y comunicarnos de forma abierta y sincera.

Claro está; que también podríamos tomar una cámara web para hablar… y ahí vamos de nuevo.

Anuncios
Categorías:Tecnología, Vida Etiquetas: ,
  1. susan kaladage
    25 marzo 2009 en 7:55 AM

    em… si, el que busca encuentra, ¿que culpa tiene uno de ser de esas personas que no terminan del nabo con antiguos amores? Yo se que lo normal es que la gente rompa y no se vuelva a hablar… oye, esto es tema para otra entrada en tu blog!

  2. 25 marzo 2009 en 11:13 AM

    Hola S, me da mucho gusto tenerte por aquí!! ciertamente, no por que una relación no dure mucho tiempo, no significa que al terminar deba acabar la amistad, por el contrario, creo que una amistad resultante de una relación amorosa es más deshinibida, honesta y sincera. Ya veremos por que algunas relaciones insanas pueden ser mejores…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: